• Type:
  • Genre:
  • Duration:
  • Average Rating:

¿Qué es la Cosecha Ciento por Uno?

Todo el Reino de Dios obra de acuerdo con los principios de sembrar y cosechar. La cosecha del ciento por uno es el principio de Dios con respecto a lo que cosechamos cuando sembramos. Nadie pone un negocio sin invertir, tienes que invertir en el local y después en los insumos, igual pasa en el Reino, hay que invertir, no puedes tener cosecha si primero no siembras, no sé por qué demasiada gente piensa en una cosecha sin invertir en la iglesia.

¿Qué estás sembrando en el Reino de Dios?
Espera una cosecha del ciento por uno, sobre cualquiera de tus siembras, ya sean:
  • Palabras
  • Fe
  • Tu vida
  • Dinero
  • Facilidades
  • Tu profesión
  • Conexiones
  • Bendiciones
  • Propiedades
Cualquier otra semilla que siembres, recibirás el ciento por uno, es decir cien veces más la unidad que sembraste.
“No os engañéis, Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre sembrare esto también cosechará” Gálatas 6:7
Esto nos lleva a saber algo, en el Reino nada es impuesto, en todo hacemos el uso de nuestra voluntad.
¿Cómo debe ser la cosecha?
“Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna” Marcos 10:29-30
De aquí se desprende que toda siembra debe ser sacrificial, a Dios no se le da nada que no nos cueste.
“David le dijo a Arauna, no, sino por precio te la compraré, porque no ofreceré a Jehova mi Dios, holocaustos que no me cuesten nada, entonces David compró la tierra y los bueyes por 50 ciclos de plata” 2 Samuel 24:24

"Hay siembra buena y siembra mala, de tal manera que debe haber una generación que se dé cuenta y que esté dispuesta a romper con la maldición generacional"

Hay buena siembra y mala siembra
Hay siembra buena y siembra mala, de tal manera que debe haber una generación que se dé cuenta y que esté dispuesta a romper con la maldición generacional.
“En aquellos días no dirán más: los padres comieron las uvas ácidas y los hijos tuvieron la dentera” Jeremías 31:29
Pero la palabra dice que la bendición es trigeneracional:
“Porque yo Jehová soy tu Dios fuerte y celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen” Éxodo 20:5-6
A veces no hay buena cosecha porque no hay buena tierra o tal vez la semilla está en un lugar donde no se reproducirá. Ejemplo: la semilla de la tumba del faraón Tutankamon: Dentro de su tumba encontraron semillas de trigo, que cuando las sembraron en un terreno fértil bañado por el rio Nilo, dieron una gran cosecha, su problema fue que había sido puestas encerradas en un lugar que no era propio para ellas.
¿Cuánto es realmente ciento por uno?
A menudo pensamos que es cien veces la semilla original sembrada, pero en realidad puede ser aún mas grande que eso. Para ser más preciso, la cosecha del ciento por uno es simplemente la mayor cosecha de cualquier semilla sembrada en particular. Por ejemplo, la cosecha del ciento por uno de una semilla de manzana, sería un árbol fuerte y saludable que cada año produzca abundantes manzanas de alta calidad. Cuando le creemos a Dios por una cosecha del ciento por uno en nuestra vida, le creemos por ¡la más grande cosecha posible de cualquier semilla sembrada!
«Y no nos cansemos pues de hacer el bien, porque a su tiempo cosecharemos si no desmayamos” Gálatas 6:9
“Y otros son aquellos en que se sembró la semilla en tierra buena; los cuales oyen la palabra, la aceptan y dan fruto, unos a treinta, otros a sesenta y otros a ciento por uno” Marcos 4:20
¿Qué debemos hacer?
Tú puedes descubrir cuál es la mayor cosecha posible de tu semilla sembrada:
  • Invirtiendo tiempo con Dios
  • Invirtiendo en la alabanza
  • Invirtiendo en la adoración
  • Sembrando con un corazón puro
Después que diezmamos y sembramos una semilla con todo nuestro corazón, voluntariamente honrando a nuestro Dios, nos corresponde pedirle a Él que nos revele lo que debemos creer con respecto a nuestra siembra, cosecha al ciento por uno.
Previous Post

No Olvide Dar Gracias

Next Post

Cómo Ser un Servidor Productivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top